Pagas por una investigación geotécnica, la tengas o no


La cita de Prof. Stuart Littlejohn en 1991, “You pay for a site investigation whether you have one or not” (“Pagas por una investigación geotécnica, la tengas o no”), sigue siendo frecuentemente citada, manteniéndose igualmente verdadera e iluminadora hoy en día.

Sus palabras generalmente se usan para enfatizar el costo inevitable y las consecuencias para un Cliente de una investigación de sitio inadecuada.

La esencia de esta advertencia es que, al evitar el gasto inicial en una investigación detallada del sitio, un proyecto puede incurrir en costos mucho mayores a largo plazo. Esto se debe a que, sin el conocimiento detallado de las condiciones del suelo, los diseñadores y constructores pueden optar por soluciones conservadoras, resultando en estructuras excesivamente robustas y, por ende, más costosas de lo necesario.

Alternativamente, el desconocimiento puede llevar a subestimar los desafíos del sitio, resultando en estructuras que no son seguras o adecuadas, poniendo en riesgo tanto a las inversiones como a las vidas humanas.

Sin embargo, él estaba haciendo hincapié en que los costos de las “circunstancias imprevistas” inicialmente eran pagados por las compañías de seguros, lo que luego resultaba en primas más altas para todos. Por lo tanto, todos pagaban por aquellos que habían tomado la decisión de no tener una investigación de sitio exhaustiva.

Littlejohn estaba comentando en un informe del Institution of Civil Engineers titulado “Inadequate Site Investigation” (“Investigación de Sitio Inadecuada”). En los treinta años que han seguido, se ha escrito mucho sobre la necesidad de mitigar los riesgos y los costos asociados mediante la realización de investigaciones de sitios apropiadas de manera oportuna.

Ventajas económicas y ambientales de una investigación de sitio adecuada

En este blog, nos enfocamos en el otro lado de ese argumento: las considerables ventajas económicas y ambientales de una investigación de sitio adecuada.

Una investigación de sitio adecuada no solo ayuda a evitar costos imprevistos y retrasos en el proyecto, sino que también ofrece beneficios tangibles tanto económicos como ambientales. Desde la perspectiva económica, una comprensión profunda de las condiciones del sitio puede llevar a un diseño de proyecto más eficiente y efectivo, minimizando el uso excesivo de materiales y recursos.

Esto no solo reduce el costo directo del proyecto, sino que también puede disminuir el impacto ambiental al reducir la necesidad de extracción de materiales y la generación de desechos.

Además, una investigación de sitio completa permite identificar oportunidades para el uso de técnicas de construcción innovadoras y sostenibles, que pueden no solo reducir costos a largo plazo sino también mejorar la sostenibilidad del proyecto.

Por ejemplo, la identificación de las condiciones adecuadas del suelo puede permitir el uso de cimentaciones geotérmicas, lo cual no solo es más eficiente energéticamente sino también más amigable con el medio ambiente.

Desde una perspectiva ambiental, una investigación de sitio adecuada puede identificar áreas de sensibilidad ecológica, permitiendo que el proyecto se diseñe de manera que minimice la perturbación a los ecosistemas locales.

Esto puede incluir la preservación de la vegetación existente, la protección de cuerpos de agua y la minimización del impacto sobre la biodiversidad local. Al hacerlo, los proyectos no solo cumplen con regulaciones ambientales más estrictas, sino que también contribuyen positivamente a la conservación del medio ambiente y al bienestar de las comunidades locales.

En resumen, la inversión en una investigación de sitio completa y adecuada trae consigo beneficios significativos que van más allá de la simple prevención de costos imprevistos.

Estos beneficios incluyen la optimización de recursos, la promoción de la sostenibilidad y la protección del medio ambiente, subrayando la importancia de considerar la investigación de sitio no como un gasto, sino como una inversión esencial para el éxito y la sostenibilidad de cualquier proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *